Una línea de tiempo en constante evolución de motores diésel

Actualizado: 17 dic 2019

Los inicios de los motores diésel y los sistemas de inyección marcan un antes y un después en el ciclo de mecánica en el mundo. A partir del momento en el que se empezó a presentar atención ante este nicho de mercado, se han ido presentando innovaciones que hacen más accesible su uso y práctica.



Pero realmente, ¿cuándo se empezó a hablar exactamente de los motores diésel y los sistemas de inyección? Sabemos que cada uno va de la mano y no pueden trabajar por separado.

En 1923, Robert Bosch brindó su aporte desarrollando el primer sistema de inyección pulverizado a presión. Sin embargo, no se conocería de este hasta 4 años después, al lanzar la primera bomba inyectora en línea.


A pesar de utilizar estás bombas durante varios años en la década de los 60, posteriormente se fueron presentando innovaciones que eran compatibles con la evolución de los motores.

Las innovaciones tecnológicas se mantuvieron en aumento. Desde 1999, los sistemas Common Rail para vehículos comerciales incrementaron la presión de su inyección, llegando así hasta el 2003, en donde se presentó la tercera generación de sistemas para CR, que permitía la reducción de un 20% en las emisiones, 3% menos consumo de combustible y un incremento en el desempeño de 5% en sus motores.

A partir del 2005 se empezó a incrementar la presión, subiendo de 1600 a 1800 bares. Esto era aplicable para los vehículos que manejaban la tercera generación Common Rail.

Hasta la fecha, siguen existiendo evoluciones tecnológicas dentro de los sistemas de inyección, haciendo que el mercado esté cada vez más atento a las nuevas tendencias, ya que estas involucran consigo el uso de nuevos equipos, piezas y herramientas que se encargan de hacer más práctico y eficientes los sistemas de inyección.

931 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo